Work in progress

Las novedades de Tombs Creatius

Publicat el dia

L’Obrador viene no sólo a jugar sino a que construyamos nuestro propio juego

Si ya es chulo jugar, aún lo es más construir tu propio juego. Y eso es lo que hace L’Obrador, dar las herramientas para crear un juego que siempre es diferente. Alfons, AlfonsdelObrador, así, todo junto porque es un binomio indisoluble, lleva más de 30 años inventando maneras de cautivar, de atraer, de despertar la parte más creativa de los niños y niñas a través de talleres donde la imaginación es la herramienta indispensable. Porque el resto son materiales cotidianos, algunos objetos reciclados que nunca habríamos pensado que pueden «recrearse» por arte de magia (o de creatividad) después de pasar por manos infantiles. Y sí! Tubos de cartón, palos, cordones, trozos de madera viejos, retales de tela, papeles de colores, gomas… pueden llegar a convertirse en maravillosas peonzas, cabañas para muñecos, cometas voladoras o molinillos de viento. Por citar algunos de los tradicionales. Pero también están los que se crean en el «taller de la broma» que tienen nombres tan insólitos como «aymadrequepeste» (porque son del taller de cacas), «aimadrequemehehechodaño» (porque son del taller de los dedos escayolados) o «miramamaqueregalo», que es una caja sorpresa. Y eso por poner unos ejemplos de uno de los talleres que propone. Pero es que hay decenas de ellos.

Después están los Grandes Juegos de Participación, actividades en que la acción colectiva es el centro de la diversión. Uno de ellos es Arkilàsticla cañada, una propuesta que consiste en construir grandes estructuras libremente con centenares de cañas de bambú. O los laberintos de agua, en que todo el mundo acaba participando en la creación de circuitos y laberintos de colores por donde pasa el agua. O el Balódromo, que es el que L’Obrador traerá al Recrea’t. Consiste en formar un recorrido por donde pueda pasar una canica de vidrio hasta llegar al final y hacer sonar una campanilla. Lo conseguiremos en Bellpuig? Nosotros nos morimos de ganas de jugar y de ver tanto a las criaturas como a la gente adulta poniendo pasión y toda su inteligencia para construir colectivamente su juego. Y es que al final, el juego no es el juguete, sino el proceso de creación. Igual que lo mejor de la vida no es llegar a una meta, sino el camino recorrido hasta allí. Y eso es lo que nos propone L’Obrador, con más de cincuenta talleres y actividades pensadas para hacer en escuelas y en la calle.

Alfons es un megacrack consiguiendo esto, este contagio por participar, por compartir por divertirse haciendo una misma cosa colectivamente. No es fácil crear algo tan especial. No todo el mundo tiene este don. Y Alfons lo hace con sencillez. Des de que en 1985 nació la Escola Taller de Natura, Ciència i Tècnica L’Obrador y des de que después, en 1991, ideó los talleres y actividades lúdicas de calle, ha sido capaz de crear un juego diferente. Diferente a todos los demás. Y apasionante. Porque nada es más divertido en la vida que construir, unir esfuerzos, participar de alguna cosa uqe vaya más allá de uno mismo y que despierte la creatividad, a veces escondida, de la gente mayor y pequeña.

Y vendrá al Recrea’t y nos traerá el gran regalo de poder construir colectivamente uno de sus laberintos. Y cada vez que oigamos la campanilla, sabremos que somos un poco más felices.

Volver atrás
X